martes, 20 de febrero de 2018

Truco de costura: cómo coser tela encerada

Hace poco que descubrí un truco de costura que me apetecía mucho compartir con todos vosotros. En el mes de enero y aprovechando las rebajas me compré unos pantalones hechos con tela encerada. Este tejido tiene un acabado brillante que imita al cuero. Espero que en la foto que sigue se vea bien y os podáis hacer una idea más clara del tipo de tela al que me refiero.


Hasta aquí todo iba bien, el problema es que yo soy bajita y no hay modo de que los pantalones no me queden largos. Siempre ando arreglando bajos, lo cual me da mucha rabia porque no es un trabajo que me guste demasiado.


El problema es que este tipo de tela es muy bonito pero precisamente el acabado brillante hace que los alfileres dejen marcas. Así que estuve pensado cómo me les iba a ingeniar para coger el bajo sin poder utilizar alfileres. 


Entonces me acordé de que tenía unas pincitas maravillosas que utilizo para los trabajos de patchwork y probé a colocarlas en el bajo. He de deciros que el experimento fue todo un éxito. Las pincitas mantuvieron la tela perfectamente en su sitio y el bajo me quedó impecable.


También me ayudó mucho el usar una aguja especial para vaqueros que me recomendó Santi ,la dueña de la mercería Amorós, donde compro habitualmente. Este tipo de aguja es más grande que una aguja normal y da muy buen resultado a la hora de coser tejidos muy gruesos como puede ser el tejido vaquero. 


Como hilo usé uno de torzal con un acabado muy similar al hilo original con el que venían cosido los pantalones. Antes de comenzar a coser el bajo hice varias pruebas sobre el resto de tela que había cortado previamente, hasta ajustar tanto el largo de la puntada como la tensión del hilo. Cuando el resultado me gustó, cosí los bajos.


Ni que decir tiene, que he quedado entusiasmada con el resultado, tanto que me he animado a escribir este post, que espero os haya gustado. Con esto me despido y como siempre os digo, hasta pronto y nos vemos en el próximo post. Feliz semana.

martes, 13 de febrero de 2018

Casa victoriana

¡Hola a todos! Espero que la semana os haya ido bien y que vuestros proyectos costuriles  vayan viento en popa. Dicho esto vamos al lío como dicen en mi tierra. El post de hoy está dedicado al punto de cruz. Hace tiempo que no escribía una entrada de este tipo y me apetecía hacerlo.


El cuadro que hoy os muestro es sin duda el proyecto de punto de cruz que más trabajo me ha dado; si la memoria no me falla me llevó más de ocho meses de trabajo ininterrumpido el poder acabarlo. Sin embargo, creo que mereció la pena porque a esta casa victoriana no le falta detalle, y es uno de esos proyectos, que te enamoran nada más verlos.


De hecho la vi bordada en casa de un familiar durante una visita navideña, me gustó tanto que estuve indagando hasta que conseguí localizar la revista donde se publicaba el esquema. La pedí por correo y después de esperar un tiempo, que se me antojó infinito; un día por fin la trajo el cartero. 



Cuando vi los esquemas casi me da un infarto porque me pareció un trabajo complicadísimo pero después de respirar hondo, llegué a la conclusión de que "Zamora no se tomó en una hora" y decidí que lo mejor sería dosificar el trabajo.



Así que hice fotocopias de los esquemas y recortando cada habitación por separado. Iría paso a paso, bordando una a una las estancias. La casa entera me abrumaba pero bordar una sola habitación, me parecía un objetivo factible; y así un buen día comencé con la cocina. Después vino el salón, con su precioso sillón orejero y para cuando quise darme cuenta había llegado hasta la buhardilla. Lo último fue bordar el tejado y las fachadas laterales.



Y con esto acabamos, espero que el recorrido por esta vieja casa victoriana os haya gustado; yo disfruté mucho bordando las distintas estancias, y ahora pudiendo mostrarla a todos vosotros. Sinceramente espero que os haya gustado y que el recorrido os haya merecido la pena. Hasta pronto y nos vemos en el próximo post. Os deseo una feliz y estupenda semana a todos.

martes, 6 de febrero de 2018

Mantita anti-eruptos

Hace algunas semanas os mostré la canastilla que confeccioné con motivo del nacimiento de mi sobrino Pedro. Ya os anticipé en ese post que era la primera vez que hacía una mantita de este tipo. Como no disponía de patrón decidí hacerme uno utilizando para ello dos platos.


Como el resultado me gustó mucho y me funcionó muy bien, decidí hacer este mini-tutorial para todos vosotros, por si alguien se encuentra en el mismo trance. Es muy sencillo. 


Comienzo con el paso a paso. En primer lugar compré dos toallas pequeñas en Ikea, son del tamaño perfecto para hacer este tipo de mantita. A continuación doblamos la toalla por la mitad como se ve en la foto que sigue.


Buscamos dos platos, uno de tamaño de postre y otro más grande.


Con el plato pequeño y un rotulador de los que se van con agua marcamos la curva de las dos esquinas de la toalla como se muestra en las siguientes imágenes.



A continuación doblamos la toalla y marcamos con un alfiler el centro de la manta.


Con la ayuda del plato hondo marcamos la curva central de la mantita como se ve en la foto. El alfiler nos sirve de referencia para colocar bien el plato y que la curva quede centrada en la toalla. A continuación marcamos con un rotulador.



Ahora con la ayuda de unas tijeras cortamos la toalla siguiendo las marcas que hemos hecho anteriormente con la ayuda de los platos.



Cortamos ahora la tela de la mantita usando como patrón la tela de la toalla.


Unimos ambas telas colocando derecho con derecho y fijando con alfileres.


Cosemos todo el contorno para fijar ambas telas dejando una apertura en el lateral para luego poder dar la vuelta a la mantita. 


Damos la vuelta como si se tratara de un calcetín.


Planchamos bien la mantita y cosemos con puntada escondida la apertura que hemos dejado abierta para dar la vuelta.


Ahora con la ayuda de la máquina de coser hacemos un pespunte decorativo en todo el perímetro de la mantita.


De este modo hemos terminado.


Espero que el mini-tutorial os haya gustado y que os pueda servir de ayuda a todos vosotros. No me extiendo más que el post está quedando demasiado largo. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada. Feliz semana a todos.


martes, 30 de enero de 2018

Alfiletero mes de enero

¡Hola a todos! Espero que la semana y el mes os haya ido bien. A mí se me ha pasado en un suspiro, y casi no llego a tiempo de prepararos el alfiletero correspondiente a este mes de enero, sin embargo he conseguido ser formal y lo he podido terminar en plazo.


Como ya os dije en el post anterior, este año me he hecho el firme propósito de hacer un alfiletero con forma de animal cada mes,  ya que he año pasado por desgracia y debido a diversos motivos, me fue imposible. Es una espinita que llevo clavada en el corazón, ya os lo dije.


El animal elegido para este mes, como bien  se puede ver en las fotos, es un búho. Lo he escogido porque dicen que traen suerte. Espero que nos ilumine con sus grandes ojazos y nos traiga fortuna y felicidad, no sólo a mí sino a todos vosotros, que con tanto cariño seguís este blog. 


En cuanto a las telas, como se puede ver, las he escogido bien alegres para que el búho y nosotros, estemos contentos todo el año o al menos buena parte del mismo.


También quisiera que os fijarais en el detalle de las patitas, que van acolchadas. Me parece un detalle muy simpático y resultón. En cuanto a los ojos, están bordados con puntadas de festón hecha a mano, y sobre la aplicación, he colocado dos grandes botones en color malva oscuro, que le dan mucha intensidad a la mirada, que para algo es un búho, o por lo menos así me lo parece a mí.


Llega el momento de la despedida, porque también me he hecho firme propósito este año de ser breve, aunque dudo mucho que pueda lograrlo, pero creo que de momento lo voy consiguiendo ¿Qué pensáis vosotros? Espero que el post os haya gustado y que hayáis pasado un rato entretenido con estas palabras. Hasta pronto y nos vemos en la próxima entrada.

PD: Suerte a todos en este año que comienza.

martes, 23 de enero de 2018

Lista de propósitos para Año Nuevo

Después de algunos días de reflexión he decidido seguir el ejemplo de Sole del blog "The Gil House" y confeccionar una lista de buenos propósitos para este año que empieza, porque son muchos los proyectos que tengo pendientes y muchos más los que tengo en mente.

Acolchado Charm Quilt
Espero que esta lista me ayude a centrarme y a no dispersar las fuerzas. También he pensado incluir sólo diez puntos en la lista, porque ya se sabe lo que dice el refrán "el que mucho abarca poco aprieta". Si consigo terminar la lista antes de que el año termine siempre puedo hacer una nueva. Comienzo con la lista:

Bloque quilt
1.- Terminar el acolchado de mi "Charm Quilt", ya sabéis que acabé otra colcha de este tipo y que tengo pendiente el acolchado de su hermana gemela. En qué estaría yo pensando cuando tuve la idea de hacer dos.

2.- Terminar una bolsa de costura que tengo a medias desde este verano y que hice con restos de telas.

3.- Hacer los alfileteros mensuales con forma de animal y que el año pasado me fue imposible completar en su totalidad. Es una espinita que tengo clavada en el corazón y que espero sacarme.

4.- Cumplir con los proyectos de las clases de patchwork ya que este año he tenido la suerte de que me escogieran de nuevo, lo cual es todo un lujo.

5.- Terminar mi barguello. Es un quilt precioso que tengo a medias y que espero poder acabarlo pronto.

6.- Hacer una funda para mi máquina de coser en forma de casita, es un proyecto que tengo pendiente desde hace mucho tiempo y que me apetece mucho pero que siempre voy postergando.

7.- Colocar por fin las dichosas ventanitas de "también te guste ver" en el blog y organizar las categorías que están hechas un auténtico desastre.

8.- Formar el top que tengo pendiente de hacer para la colcha de mi hija. El año pasado conseguí terminar todos los bloques, pero tengo pendiente el montaje. Por cierto todavía no he tenido ocasión de mostraros los bloques que me faltaban y que conseguí terminar.

9.- Acabar un bolso de estilo japonés que tengo a medias desde el año pasado. Tengo terminadas las aplicaciones para decorarlo, pero me falta formarlo y colocar las asas.

10.- Terminar el acolchado de un camino de mesa navideño que tenía pensado regalar a mi madre. Debería haberlo acabado para dárselo estas Navidades pero mucho me temo que voy a tener que dárselo en las próximas.

Barguello
Después de terminar la lista me doy cuenta de que quizás haya sido demasiado ambiciosa. No sé si seré capaz de cumplir con todos los puntos, aunque si os prometo algo, disfrutar  al máximo intentándolo. Hasta pronto y nos vemos en el próximo post. Feliz semana a todos.

martes, 16 de enero de 2018

Truco de costura: acolchado con cinta de carrocero

Hace pocas semanas os mostré un quilt acolchado a mano dedicado a los Reyes Magos. Si os acordáis del post, os prometí que os explicaría los "truquis" con los que hice ese quilt, y  como lo prometido es deuda comienzo con la explicación.


Para el primero de los trucos vamos a necesitar cinta de carrocero, la misma que usan los pintores para enmascarar los marcos de puertas y ventanas así como los interruptores de la luz a la hora de pintar. Este tipo de cinta se puede comprar en ferreterías y está disponible en distintos tamaños. 


El ancho de la cinta va a determinar la anchura de las líneas de acolchado, cuanto más ancha sea más separadas van a estar las líneas de acolchado y a la inversa. En el caso de este quilt al tener dos partes claramente diferenciadas, me pareció divertido alterar la orientación de las líneas a derecha e izquierda. En la imagen que sigue queda mucho más clara la idea.


Como se puede ver el "truqui" es bastante sencillo y consiste en ir colocando siempre a la misma distancia y con el mismo ángulo la cinta de carrocero. En mi caso utilicé una escuadra para colocar las líneas a 45 grados, aunque podéis escoger cualquier otra medida.


A continuación colocamos el bastidor y comenzamos a coser tomando como guía la línea que nos marca la cinta de carrocero, tal y como se ve en la foto.


Conforme vamos terminando las líneas de acolchado podemos ir despegando la cinta de carrocero, que al tener un pegamento muy ligero no deja residuo en la tela y resulta muy fácil de desprender, y con esto hemos terminado con el primer "truqui".



Ahora vamos con el segundo "truqui", para el cual vamos a imprimir con el ordenador unos recuadros para enmarcar el nombre de los Reyes. Hacemos varias pruebas hasta que demos con el tamaño adecuado.


Una vez seleccionado el tamaño adecuado recortamos con las tijeras el marco escogido y lo centramos sobre el nombre. Marcamos el contorno con un rotulador de los que se desvanecen con el calor.




Ahora sólo resta acolchar por el contorno marcado como se puede ver en la imagen que sigue. Como podéis ver es un truco sencillo y fácil.


Con esto terminamos esta entrada, espero que los "truquis" os hayan gustado y que os sean de utilidad. Si algo no ha quedado claro no dudéis en comentarlo. Hasta pronto y como siempre os digo nos vemos en el próximo post. Os deseo una feliz semana a todos.